Estados Unidos “dividido” elige hoy presidente

Hoy los americanos elegirán al Presidente de los Estados Unidos. El sistema de votación es indirecto ya que primero se elige a un Colegio Electoral de 538 electores, que a su vez votaran para escoger al Presidente. El ganador debe obtener por lo menos 270 votos electorales. El número de electores por estado depende de la cantidad de la población. Por ejemplo, California, el estado más poblado del país, tiene 55 electores y estados pequeños como Wyoming, Montana y Vermont tienen tres.

?A primera vista, California con sus 55 electores y Texas con sus 38 parecen importantes, pero California es tradicionalmente demócrata y Texas, republicano y esto no cambia. Estos y los otros estados “sólidos” forman la base de votos “seguros” de cada candidato. La batalla se decide en los estados “en juego” (swing states). Gracias al sistema donde decide la mayoría de los electores el presidente puede ser elegido sin haber obtenido la mayoría de los votos populares. Históricamente, tres veces los candidatos no han ganado el voto popular, pero se ha convertido en presidente electo.

Esta situación se dio en el año 2000 cuando el candidato republicano, George W. Bush, alcanzó los 50.456.002 votos populares y 271 votos electorales, suficientes para ganar la presidencia. El demócrata, Al Gore, tuvo la preferencia popular con 50.999.897 votos, pero obtuvo sólo 266 votos electorales y perdió la contienda.

La competencia actual entre el demócrata Obama y el republicano Romney es reñida y los candidatos van bastante parejos en los sondeos. Nueve son los estados que decidirán la elección. Florida con sus 29 electores es el más grande de los ‘swing states’, o sea, estados donde el resultado es incierto. Después, con 18 electores, viene Ohio, que juega el rol del barómetro electoral del país, ya que los 12 últimos ganadores de las elecciones presidenciales han ganado también en este estado. El análisis de los probables votos electorales muestra que Obama ganaría al menos 271 votos del colegio electoral de 21 estados, incluidos Ohio, Iowa y Wisconsin, así como el Distrito de Columbia. Romney parece encaminado a obtener 206 votos de 23 estados, entre ellos Carolina del Norte.

Demócratas y Republicanos no tienen militancia fuera del momento de las elecciones. Sus programas, calificados de conservadores para Republicanos y progresistas para Demócratas, no tienen bases ideológicas definidas. Más que una confrontación de programas la campaña electoral parece ser una rivalidad de personalidades. Romney trata de enfatizar sobre la economía liberal, un tema crucial en los tiempos de la crisis y pretende que no vale la pena ayudar a las empresas en dificultades, mejor permitir su bancarrota para que surjan otras nuevas empresas mucho más sólidas.

Obama que reclama haber salvado de la quiebra a la industria automóvil de Detroit gracias a las medidas del Gobierno federal, enfatiza por su lado preservación de empleos. Él reivindica también la responsabilidad por la muerte del Osama Bin Laden eliminado en Pakistán por las fuerzas militares americanas, mientras Romney demuestra en los debates televisivos una gran ignorancia de las cuestiones internacionales. Bin Laden está muerto y Detroit vive – reza el eslogan de Obama.

El suspenso va a durar todavía un par de horas hasta conocer los primeros resultados extra-oficiales. Teóricamente también puede haber empate. En este caso, el Presidente sería elegido por la Cámara de Representantes con mayoría republicana y Vicepresidente por el Senado con mayoría demócrata.