En caso BNF, la Justicia deja impune un juicio por 86.000 millones de guaraníes

El Tribunal de Apelación declaró la prescripción del juicio por supuesta lesión de confianza contra Víctor Chamorro Abadie. La imputación fue presentada en julio de 2001 y, hasta ahora, no hay sentencia firme.


El Tribunal de Apelación en lo Penal, Tercera Sala, declaró la prescripción del hecho punible de lesión de confianza seguido al expresidente del Banco Nacional de Fomento Víctor Chamorro Abadie, por el transcurso del doble del plazo de la pena.
Con ello queda impune la investigación por la supuesta concesión irregular de créditos a transportistas por unos 86.000 millones de guaraníes, que nunca fueron recuperados por la entidad estatal.
Los camaristas Mirtha González de Caballero, Lucio Ismael Portillo y Crescencio Bernardo Páez declararon operada la prescripción del delito y dispusieron levantar todas las medidas cautelares contra el acusado.
El pedido de prescripción de la causa fue presentado por la defensora de Chamorro Abadie, la abogada Graciela Moreno de Shaw, el 11 de octubre del 2011. En él señala que la duración del procedimiento no puede durar el doble del plazo previsto para la pena.
Apuntó que el acta de imputación contra el extitular del BNF fue presentado el 31 de julio del 2001, por lo que a la fecha se cumplieron más de 11 años de iniciado el proceso penal.
LA FISCALÍA. Por su parte, el fiscal Carlos Giménez Torres, al contestar el traslado el 20 de junio de este año, habló de la extinción de la causa y sobre la prescripción, y no se opuso al planteamiento presentado por la defensa.
Al analizar la causa, los camaristas señalaron que existió una cadena de inhibiciones de los camaristas Tomás Cárdenas, Gustavo Ocampos, Anselmo Aveiro, Delio Vera, José Agustín Fernández, Agustín Lovera, Emiliano Rolón y Clara Estigarribia, por lo que finalmente quedaron los actuales camaristas.
Asimismo, se tuvo que la imputación fue presentada el 31 de julio del 2001. El 19 de agosto del 2004, los jueces Gustavo Amarilla, Miguel Said y Mara Ladán condenaron al acusado a 5 años de cárcel.
Este fallo fue anulado por resolución del Tribunal de Apelación Tercera Sala, del 30 de diciembre del 2004, que dispuso realizar un nuevo juicio oral.
Esta resolución, a su vez, fue anulada por la Corte, el 18 de setiembre del 2006, que hizo lugar a la casación de la fiscala Artemisa Marchuk, por lo que volvió al Tribunal de Apelación recién el 1 de junio del 2007. Desde ahí, no hubo fallo en Apelación.
SIN RESOLUCIÓN. Justamente, esta resolución de la Corte, con respecto a Víctor Chamorro Abadie, dispuso que otro tribunal de Apelación estudiara la causa. Sin embargo, a la fecha aún no se resolvió, y la defensa pidió la prescripción de la acción.
Los camaristas Mirtha González y Crescencio Páez votaron por la prescripción de la acción penal, porque transcurrió el doble del plazo de la pena por lesión de confianza.
Es decir, la máxima pena es de 5 años, por lo que el doble son 10 años, y ya hace 11 años del proceso. Es más, la defensa también pidió la prescripción por la Ley Antimora.
Debido a ello, votaron por declarar la prescripción de la causa. El camarista Lucio Ismael Portillo entendió que debían ser los jueces del Tribunal de Sentencia los que debían declarar la prescripción, por lo que votó que el expediente sea derivado a esa instancia.
Al final, con la declaración de nulidad, el extitular del BNF Víctor Chamorro Abadie queda libre de todo el proceso penal. También se dispuso levantar las medidas cautelares.
VARIOS YA FUERON FAVORECIDOS EN LA MISMA CAUSA
En la causa hubo varios procesados, algunos de ellos ya fueron beneficiados con similar resolución, como Sindulfo Ramírez Reichert, que formaba parte del Consejo del BNF que otorgó los créditos.
En la causa, en el 2001, habían sido procesados Víctor Chamorro Abadie, Óscar Rodríguez Kennedy, Sindulfo Ramírez Reichert, Heriberto Argüello, Carlos Raúl Noguera, José María Pujol, Antonio Arpea, Nery Benítez y Vidal Chamorro.
Todos ellos habían concedido préstamos por 86.000 millones de guaraníes a 16 empresas de transporte, en el año 1996, los cuales nunca fueron cobrados por el banco.
La causa fue dividida, ya que hubo varios juicios orales a raíz de que los imputados había presentado recursos e inconstitucionalidades.
En un juicio oral, habían sido condenados, a 9 años, Carlos Noguera; a 7 años, Joaquín Vera; y a 4 Vidal Capurro.
El 20 de noviembre de 2007, los jueces Dionisio Frutos, Héctor Capurro y Blanca Gorostiaga habían declarado prescripta la citada causa y sobreseyeron al acusado Sindulfo Ramírez Reichert.