Difícil situación internacional de Paraguay fue creada por vecinos, dice Franco

El presidente de la República, Federico Franco, dijo que la difícil situación internacional que atraviesa el Paraguay fue creada por los países vecinos, puesto que su gobierno se encargó de obrar con democracia, paz y libertad. Lo dijo en el marco de su discurso en Nueva York, para explicar la situación política del país, en la 67° Asamblea de las Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Franco mencionó en su discurso que las relaciones entre los Estados serían más justas y solidarias si estuvieran garantizadas por la plena vigencia del Derecho Internacional.

El presidente expuso su visión ante la comunidad internacional sobre la realidad política del país y el proceso democrático.

Comenzó recordando la masacre de Curuguaty del 15 de junio, donde murieron 17 personas, entre policías y campesinos, en un operativo de desalojo. Dijo que este caso cambió la historia del Paraguay y fue causa del juicio político que destituyó al entonces presidente Fernando Lugo, el pasado 22 de junio.

Agradeció al Congreso de Paraguay en nombre de los legisladores que lo acompañaron, y repitió que Lugo fue destituido casi por unanimidad. Señaló que, como vicepresidente en ese momento, era su deber terminar con la crisis política generada, en el marco de la Constitución, por lo que asumió la Presidencia.

«Desde entonces gobierno con paz, democracia y plenas libertades públicas», indicó.

El mandatario dijo que se enorgullece de que «Paraguay no tiene exiliados, presos políticos y goza de plena libertad de prensa».

La crisis política fue generada por Mercosur y Unasur

 

Franco explicó que Paraguay tiene relaciones diplomáticas normales con la mayoría de los Estados, y que la difícil situación internacional fue creada por los países del Mercosur y la Unasur, quienes no reconocen su gobierno y cuestionan el proceso de juicio político. Por lo que adoptaron sanciones contra el país, sin derecho a la defensa, ratificó.

Franco criticó lo que llamó «una violación de tratados internacionales», refiriéndose a la intervención de los demás países «contra la soberanía paraguaya».

«De la memoria de mi pueblo aún no se borra el holocausto la Triple Alianza, que destruyó a mi país», lamentó.

«Paraguay jamás aceptará intervención en asuntos internos por parte de potencias extranjeras», sentenció Franco.

Instó además a la unidad de las naciones a través del diálogo.

Por otra parte, el primero del Ejecutivo se comprometió a abogar por la justicia social, el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente.

Energía y mediterraneidad

 

Franco insistió en que el Paraguay es gran productor de energía y que ello deber ir en servicio del país y de extranjeros.

También recordó lo que significa para Paraguay no tener costas sobre el mar. Ante ello pidió a los países fronterizos comprensión, en vista a las asimetrías y desventajas.

Reconocimiento a militares

 

Igualmente, el presidente Franco destacó la labor de los militares que se encuentran en misión de solidaridad en Haití, nación afectada por un terremoto que azotó al país en 2010.

También reconoció a los militares que colaboran ante la difícil situación árabe-siria.

Asimismo, refirió que su gobierno combatirá el narcotráfico y el crimen organizado.

«Mi gobierno garantizará elecciones pacíficas, transparentes y ejemplares»

 

El presidente de la República Federico Franco en la parte final discurso ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) remarcó que su gobierno velará para que las elecciones de abril próximo se realicen de manera pacífica y transparente.

Aseguró que cuando termine su mandato la democracia paraguaya saldrá más fortalecida.

Franco en su discurso también hizo hincapié en la defensa a los derechos humanos y la libertad de expresión.

Señaló que el gobierno que encabeza tiene un importante compromiso con la democracia.

«Cuando el próximo presidente asuma se podrá ratificar la plenitud y fortaleza de la democracia paraguaya», afirmó Franco.

El primer mandatario en su alocución manifestó: «El Paraguay ratifica que el crecimiento de las naciones debe realizarse por la equidad social, salud, educación y reforma agraria. El crecimiento sin desarrollo solo sirve para construir un mundo más injusto».

Además anunció la creación de un ministerio de Trabajo y Empleo Social.

Finalmente, dio un discurso en guaraní para los presentes cuyo eje central fue la necesidad de hermandad entre todas las naciones y cerró con un «Paz y bendiciones para todo el mundo».