Crece fuerte la demanda de videos por Internet

Las videollamadas, la TV vía Web y los films que se ven en tabletas disparan el consumo.


 
 
 
 
 
 
 

Celulares. La reproducción de videos a través de los teléfonos inteligentes es una de las claves del fenómeno.

Cómo será Internet en los próximos años? Seguirá creciendo a tasas muy altas: habrá más gente conectada, usando más dispositivos y haciendo más cosas. Se prevé que sólo en 2016 circulará por Internet el mismo volumen de información que circuló por ella desde 1984 hasta 2012. Y, entre los factores que impulsarán el crecimiento del tráfico, los contenidos en video tendrán un papel protagónico.
En 2011 hubo en el mundo 792 millones de usuarios de video a través de Internet. Y en 2016 serán 1.500 millones de personas que suban, miren y se comuniquen usando video online; lo que representará un crecimiento del 89 % en cinco años.
Como muestra del inmenso volumen de videos que se comparten online, vale este dato: si alguien quisiera ver todo el contenido subido a YouTube durante un día promedio necesitaría pasarse más de once años frente a la pantalla.
Además de sitios como YouTube, al crecimiento del video online contribuirán las videollamadas (ya comienza a ser común que los smartphones traigan cámaras adicionales para este fin), la televisión y las películas vistas desde celulares y tabletas, los televisores con acceso a Internet y la telepresencia (videoconferencias en muy alta definición).
Según Cisco –gigante mundial en la provisión de tecnología e infraestructura de redes que organizó un gran evento en San Diego para discutir el futuro de Internet–, también crecerá el video móvil: se estima que pasará de los 271 millones de usuarios que tuvo en 2011 a unos 1.600 millones de usuarios en 2016.
Otra tendencia que recorrió mesas redondas y conferencias fue la llamada “Internet de las cosas”, que implica que cada vez más dispositivos se conecten a Internet, incluso sin la intervención de las personas. Los contactos máquina a máquina seguirán creciendo y llegará un momento en que casi cualquier dispositivo con algo de electrónica se conectará a Internet: desde un auto poniéndose en contacto con el fabricante para informar sobre alguna falla o recibir alguna actualización hasta un GPS transmitiendo datos sobre su velocidad a un sistema de control de tránsito.
Se estima que en 2016 habrá unos 19 mil millones de conexiones a Internet (ya sea desde equipos fijos, móviles y máquina a máquina).