Con tentáculos en el BNF, oviedismo insiste en concentrar dinero público

Nuevo titular del Banco Nacional de Fomento, Carlos Pereira, habló sobre nuevos desafíos y señaló que la banca estatal tiene capacidad de administrar fondos públicos, pero esperan traspaso gradual.


La nueva plana directiva del Banco Nacional de Fomento (BNF) asumió ayer el mando de la institución, con la misión de llevar a la banca estatal hacia el objetivo que está inscrito en su propio nombre: «fomento al desarrollo». El nuevo presidente del Consejo de Administración, Carlos Pereira, indicó que buscarán incentivar el crédito rural, pero lo que más llamó la atención es que apuntó que el BNF cuenta con capacidad de absorber depósitos públicos.
«El BNF tiene la capacidad, pero primero se deben hacer un análisis, una planificación, y el organismo rector, que es el Banco Central, estaría estableciendo cómo sería el vuelco de los fondos a la banca estatal, de modo que eso pueda ser inyectado en forma gradual y no cree un estrés al sistema financiero», acotó Pereira, tras el acto de asunción.
Las expresiones del nuevo titular del Banco se contraponen con la postura de la cúpula saliente y del propio BCP, que defendieron y siguen defendiendo, respectivamente, la política de no concentración de los fondos en un solo banco.
EL PADRINO. El presidente del Senado, Jorge Oviedo Matto, principal operador del oviedismo por cupos en el sistema financiero público y quien estuvo sugestivamente en la posesión de cargos ayer, señaló que seguirá insistiendo en la aprobación de la ley de traspaso de fondos públicos, en el Congreso Nacional.
El argumento del oviedismo es que los bancos privados lucran y «negocian» con dinero público. De hecho, la banca privada ganó más de USD 200 millones en los últimos años, a través de operaciones con el BCP, que, a su vez, se defiende con los resultados de su política de combate a la inflación, la cual se mantuvo a raya en los últimos años.
Ya desde el año pasado, el Unace viene buscando redireccionar los fondos, pero una medida de la Corte Suprema de por medio, Hacienda y el Banco Central lograron trabar la intención hasta tanto se defina la acción de inconstitucionalidad.
Esto le costó el cargo a Benigno López, ex director del BCP, quien impulsó la medida judicial y quien fue dejado de lado para su reconfirmación en el directorio del BCP, tras un nuevo acuerdo líbero-oviedista.
El nuevo Consejo del BNF fue consensuado a través del cuoteo político, mecanismo mal visto por el sector privado para la designación. Así los oviedistas lograron dos cupos; los liberales, tres; y los colocados, dos.
UNACE INGRESA AL SISTEMA FINANCIERO
El Partido Unace finalmente logró incluir a su candidato Flavio Martínez (sobrino político de Lino Oviedo) -quien había sido rechazado como miembro del directorio del BCP- como miembro del Consejo de Administración del BNF.
Llamativamente, Flavio Martínez ingresa en representación del Ministerio de Industria y Comercio, aunque es funcionario del BCP. El rechazo a este candidato le había costado al nuevo partido de gobierno, el PLRA, el resquebrajamiento de la alianza con el Unace, que se encargó de trabar los créditos para la reactivación económica, hasta lograr una nueva negociación.