Con caña dulce se vencerá al EPP, dicen empresarios industriales

Con la caña dulce se podrá vencer fácilmente al temible Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y a sus cómplices que viven y trabajan para la delincuencia en el norte del país, afirman los hermanos Alberto y Federico Campos López Moreira, empresarios e industriales azucareros.

Durante una visita realizada a nuestra redacción, los hermanos Campos López Moreira hablaron de las bondades y beneficios que traerá a la zona norte del país la posible instalación y funcionamiento de una nueva fábrica de alcohol en esa parte del territorio nacional.Afirmando ser conocedores del rubro cañero, ya que son empresarios y propietarios de plantas fabriles alcoholeras, Alberto y Federico López Moreira entienden que la caña dulce “es la verdadera solución” para los problemas sociales en el interior del país.
“Al EPP se lo combate con trabajo, mano de obra, riqueza, bienestar, y todo se consigue con la caña dulce”, declara con vehemencia Federico López Moreira, uno de los fundadores del Centro Nacional de Reservistas de las Fuerzas Armadas.
“Esto es la solución a la pobreza, con esto se terminará con la miseria y la pobreza del campesino”, agrega Federico al tiempo que junto a su hermano posan para el fotógrafo con dos cañas de la planta en nuestra redacción.
Ambos afirman haber tomado el compromiso de acompañar a los agricultores del norte ante el desafío de proveer caña dulce a las tres plantas de etanol que se instalan actualmente en el departamento de San Pedro.
“El verdadero polo productivo de etanol estará en San Pedro, tiene mejores condiciones que la cuenca del río Tebicuary, la actual zona cañera, donde solo existen industrias obsoletas y agricultores poco dispuestos a adoptar los cambios tecnológicos“, asegura Federico López Moreira.
A su turno, su hermano Alberto afirma haber descubierto a agricultores sampedranos como “gente muy emprendedora, sin miedo a los cambios y muy organizada”.
“Si no avanzamos, los industriales no solo dejaremos de producir energía limpia y social, sino que los cultivos de marihuana se abandonaran para sumarse a la cadena de la cocaína boliviana que llega a la zona y seduce al campesino”, dice Federico.
Este sostiene que la manipulación, tenencia o tráfico de la cocaína “implica el mismo castigo, la misma pena judicial con una rentabilidad muy superior a la del cannabis, capaz de corromper con mucha facilidad todas nuestras instituciones”.
Ambos hermanos dicen que para “salir de este círculo vicioso” proponen la creación, instalación y funcionamiento de una nueva fábrica de alcohol en el departamento de San Pedro, en donde, según enseñan con documentos, Petropar mantiene paralizado un proyecto de ese tipo por razones desconocidas.
Con la nueva fábrica de alcohol en San Pedro “estaremos evitando los peores males, como ya se ve, el norte, que hoy es un lugar ideal para operaciones de manipuleo y reembarque de cocaína a la región y al mundo entero”, dice Federico.
“Ya comenzamos una narcoguerrilla, luego vienen los secuestros y por último la lucha de carteles, como ocurrió en Colombia y sigue con más fuerza en el norte de México”, interrumpe Alberto. Señala que a la delincuencia organizada se combate con mayor efectividad “generando arraigo y riqueza legal, genuina y sustentable como lo hizo Brasil con su “plan alcohol” en el norte, y con mucho éxito”.
“¿Que agricultor arriesgaría su vida y un futuro mejor para su familia, dedicándose a lo ilícito si tiene la posibilidad de progresar y ganar dinero con orgullo y dignidad?”, se pregunta para señalar después que la caña dulce es un producto que tiende al alza, pues es alimento y energía (caña de azúcar) puede lograr esto.
“No es un ensayo, está probado, funcionó en Colombia y funcionó en Brasil”, añade.
Alberto Campos señaló que “en el departamento de San Pedro podemos mejorar el modelo, tenemos los informes agronómicos que establecen que la caña de azúcar se desarrolla de forma eficiente en las zonas tropicales”, como Paraguay.
Fuente de trabajo
“Al EPP se lo combate con trabajo, dando mano de obra, generando riqueza y bienestar, y todo se puede conseguir con la caña dulce”, declaró con vehemencia Federico López Moreira, uno de los fundadores del Centro de Nacional de Reservistas de las FF.AA.