Cerro se quiere prender

Cerro ahoga sus penas a costa de Rubio Ñu

Cerro Porteño derrotó 2-1 a Rubio Ñu en Ciudad del Este. El Ciclón, con un juego pendiente, queda a nueve puntos del puntero Guaraní y espera sumar la mayor cantidad de puntos para meterse en la pelea bien arriba.
Tras la eliminación dolorosa de la Copa Sudamericana, Cerro Porteño se mentalizó de que el único objetivo es el Clausura. Y en ese tren de cosas hoy en el Este del país derrotó 2-1 a Rubio Ñú y sigue a la pesca de mejores posiciones en el campeonato.

Rubio Ñu recibía, lejos de su casa en el barrio Trinidad de Asunción, a un dolido Cerro Porteño. El Ciclón todavía seguía golpeado luego de la eliminación de la Copa Sudamericana a mitad de semana.

El Azulgrana fue el que arrancó demostrando mayor ambición pues en el primer minuto ya generaba su primera llegada de riesgo.

Pese al buen inicio, el partido se fue convirtiendo en un encuentro deslucido, falto de ideas. En el equipo azulgrana se notaba todavía el cansancio por el ajetreo de las últimas semanas, mientras que en Rubio Ñu el denominador común eran la impresición y la falta de ideas.

La primera etapa llegó a su final sin emoción alguna y sin demasiadas esperanzas de mejorías para la complementaria.

En la complementaria, el Ciclón comenzó a empujar más en base mayormente a empeño que en el buen fútbol que le suele caracterizar.

En el minuto 54, un centro milimétrico de Julio Dos Santos cayó en el preciso punto en el que Santiago Salcedo se elevó para cabecear y poner el 1-0.

Cerro siguió insistiendo, pero sin demasiada claridad. Rubio Ñu ganó mayor movilidad y posibilidad de generar riesgos a la zona defensiva con el ingreso de Roberto Gamarra.

En el minuto 72, un remate largo de Diego Barreto fue peleado por Santiago Salcedo en la media cancha. La pelota siguió su camino, Roberto Nanni se encargó de disputar la pelota para que nuevamente llegue a los pies de Salcedo quien encaró y venció una vez más al portero de Rubio Ñu.

Cuando faltaban nueve minutos para la finalización del partido, Roberto Gamarra se encargó de poner un poco de suspenso a la definición con un remate de tiro libre que fue desviado y se metió al arco de Barreto para marcar el 2-1.

Cerro Porteño se sacó la mufa de la eliminación a expensas de Rubio Ñu y ahora espera sumar la mayor cantidad de puntos para meterse en la pelea por los primeros lugares del torneo local. El Azulgrana tiene todavía un partido pendiente ante Sol de América y de ganar quedaría todavía más cerca.