Ayude a sus hijos a manejar la ansiedad

La convivencia en familia y la comunicación son los pilares fundamentales para formar una personalidad definida y sana en los hijos

Al hablar de problemas de ansiedad instintivamente se les relaciona con una persona adulta llena de deudas, problemas en el trabajo o llena de frustraciones personales. Incluso, no es difícil ligarla con adolescentes con crisis de personalidad. Sin embargo, expertos en comportamiento infantil aseguran que aún se ignora que la ansiedad es una condición que afecta cada vez más a la niñez actual.

Según el psicólogo Eric Alan Stroch el 20 % de los niños padece de ansiedad, un trastorno del comportamiento que puede ser causado por problemas familiares o escolares.

Un dato curioso es que un niño que afronta ansiedad puede experimentar trastornos fisiológicos, indicó el psicólogo Caleb Wayne Lack.

«El cerebro está conectado con el cuerpo, de ahí que inevitablemente se transmitan señales de ansiedad a todo el cuerpo. Si un niño siente ansiedad (se siente solo o asustado) el cuerpo puede reaccionar con mal funcionamiento del sistema nervioso o digestivo», explicó Wayne.

En casos extremos los trastornos de ansiedad pueden causar un severo daño en la personalidad, aún en la etapa adulta.

«Un adulto que sufrió trastornos de ansiedad en la niñez puede ser una persona con problemas de entablar relaciones de amistad e incluso de pareja. En ellos aumenta el riesgo de divorcios, problemas de alcohol y drogas», declaró Storch.

Conozca la problemática

Los especialistas estadounidenses coinciden en que existen maneras efectivas de afrontar y superar este trastorno conductual, medidas que abordarán en la charla «Cómo ayudar a nuestros hijos a manejar sus ansiedades y preocupaciones», la cual impartirán hoy.

«Es fundamental que los padres, educadores y especialistas conozcan y cuenten con la mayor cantidad de información para que sepan cómo pueden ayudar a estos niños», apuntó Wayne.

Asimismo, se discutirán los enfoques terapéuticos que han demostrado avances significativos en la práctica de las ansiedades. También discutirán su investigación sobre la intimidación, la naturaleza del acoso escolar en niños y cómo puede contribuir a problemas de baja autoestima y el bullying.

«El primer paso para superar el problema es informarse y el segundo es tratar verdaderamente de cambiar de actitud frente a los niños», finalizó Storch.