Narco condenado a 20 años de cárcel está en su casa con permiso de jueza

Por Carlos Benítez

Marcelino Colmán, condenado a 20 años de cárcel por el tráfico de 390 kilos de cocaína, en vez de guardar reclusión en Tacumbú, está en su residencia del barrio Herrera de Asunción, gracias a una sugestiva resolución de la jueza de ejecución Ana María Llanes. Para beneficiar con la medida al poderoso narcotraficante, se alega que tiene una “enfermedad terminal”.

Desde el 15 de noviembre del año pasado, Colmán guarda reclusión en su lujosa residencia del barrio Herrera de Asunción por orden de la magistrada Llanes.

El condenado, según la resolución judicial, tiene prohibido salir de su casa, “salvo para las consultas, realización de estudios y/o tratamientos médicos que así lo ameriten”.

El permiso judicial otorgado a Colmán es por 120 días y se cumple el 15 de marzo. Luego de dicha fecha deberá nuevamente guardar reclusión en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, según la disposición de la jueza.

La resolución de la magistrada genera sospechas, atendiendo que Colmán es un poderoso narcotraficante.

El 7 de octubre del 2015, los jueces Carlos Hermosilla, Wilfrido Peralta y Sandra Farías condenaron a Colmán a 20 años de cárcel. Asimismo, ordenaron el comiso de la estancia Brillante, así como la aeronave, en la que se transportaron los 390 kilos de cocaína.

En diciembre del año pasado, el Tribunal de Apelación, 1ª Sala, ratificó la condena. Firman la resolución los camaristas Pedro Mayor Martínez, Gustavo Santander y José Agustín Fernández.

El proceso fue por tenencia y tráfico de sustancias prohibidas y asociación criminal, debido a que de la estancia “Brillante” del cruce Bella Vista (departamento de Amambay), propiedad de Colmán, el 26 de octubre de 2011 se requisó un cargamento de 390 kilos de cocaína, que se encontraba en una avioneta boliviana.

Durante el operativo fue capturado Nery Pinazo Riccardi, quien había sido detenido en la misma zona el 4 de julio del mismo año, con 750 kilos de marihuana prensada. Sin embargo, seguía operando gracias a una medida sustitutiva de prisión.

Pinazo fue condenado a 17 años por este mismo caso y posteriormente por lavado de dinero proveniente del narcotráfico, a una pena menor.

En el proceso por lavado, los jueces Nilda Giménez, Alba González y Víctor Medina rechazaron el comiso de la estancia del narco. La Corte ordenó una auditoría cuyo resultado se desconoce.

Marcelino Amado Colmán Villetti es uno de los supuestos jefes narcos más poderosos de Pedro Juan Caballero y exmiembro del clan liderado por el conocido capo de la frontera Fahd Jamil. Fue capturado por la Senad en una pista clandestina en el límite de su estancia de Bella Vista Norte, Amambay. El traficante cayó cuando recibía una carga de 390 kilos de cocaína transportada en una avioneta con matrícula boliviana. El procedimiento se realizó en octubre de 2011.

Ahora, el poderoso narco obtuvo una sugestiva resolución judicial para estar en su casa y no en la cárcel.

Denuncia de irregularidades

La estancia de US$ 3 millones del presunto narco Marcelino Colmán había sido transferida pese a orden de embargo firmada por un juez.

Así refiere un informe que en su momento remitió el fiscal adjunto antidrogas Marco Antonio Alcaraz a la Corte.

Alcaraz denunció irregularidades que se dieron en la Dirección de Registros Públicos, sección interdicción, lo que se observó en la causa número 8947/2011, caratulada “Nery Pinazo Ricardi y otros s/tráfico y otros”, para que la Corte pueda abrir una investigación a los funcionarios involucrados.

Los antecedentes también fueron presentados a la oficina de Denuncias Penales del Ministerio Público. Al parecer, todo quedó en la nada.