Grupo mafioso elimina de 80 tiros a traficante brasileño en Amambay

Un grupo armado conformado por al menos 15 matones que serían miembros de la organización criminal brasileña Comando Vermelho masacraron de 80 balazos a un presunto miembro de la banda rival, Primer Comando da Capital (PCC), al tomar por asalto su casa en Bella Vista Norte, departamento de Amambay. En horas de la tarde la Policía capturó a dos de los supuestos sicarios.

PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra redacción regional). El ataque se inició cerca de las 4:00 de ayer cuando dos camionetas repletas de sicarios se posicionaron frente a una casa de la colonia Sargento Duré, ubicada a su vez a cinco kilómetros del casco urbano de Bella Vista Norte, ciudad distante a unos 140 kilómetros de esta capital departamental.

Dentro de la vivienda se encontraban el traficante Sergio Ramão Vargas Ramos (38), quien usaba una cédula brasileña falsa a nombre de Sergio Orlando de Oliveira, así como su hijo Fernando de Araújo Vargas (18) y Fabio Muniz de Souza, todos de nacionalidad brasileña.

Ni bien llegaron al lugar, los matones efectuaron al menos un centenar de disparos contra la vivienda, lo que despertó a los tres brasileños, pero estos lograron salir por una puerta trasera y escaparon hacia un monte.

Una vez que se dio la alerta del suceso, la Policía desplegó un feroz operativo en la zona, a cargo del director de la II Zona Policial, Crio. Princ. Darío Aguayo; el jefe de Policía de Amambay, Crio. Princ. Walter Gómez, y el titular de Investigación de Delitos del mismo departamento, Crio. Princ. Juan Alonso.

El equipo de búsqueda localizó primero al joven de 18 años, quien tenía una herida de bala en la pierna. Este relató los detalles del atentado, aunque pasado el mediodía hallaron sin vida a Vargas Ramos, acribillado con otros 80 tiros.

La Policía brasileña informó que Fabio Muniz de Souza también fue encontrado gravemente herido y trasladado a un hospital de Bela Vista (Brasil), al otro lado de la frontera. Allí se produjo su deceso en horas de la tarde.

Guerra declarada

Según informantes, Sergio Ramão Vargas Ramos era un activo miembro del PCC y sus verdugos son supuestos matones que militan en el Comando Vermelho, la facción rival dirigida desde prisión por el famoso Fernandinho Beira Mar.

Aparentemente, ambas organizaciones se declararon la guerra después del último “trabajo” que hicieron juntos en la frontera, que fue el asesinato del capo Jorge Rafaat Toumani, en junio de 2016.

El PCC y el Comando Vermelho habían establecido una especie de tregua por casi dos décadas en la frontera entre Paraguay y Brasil y cada uno respetaba los negocios del otro.

Caen dos implicados

Ya en las últimas horas de la víspera la Policía detuvo a dos de los presuntos sicarios que atacaron la casa de Sergio Ramão Vargas Ramos en Bella Vista Norte.

Se trata de Diego Carneiro (29) y el menor V. B. A. (17), ambos brasileños. El primero fue plenamente identificado por el hijo de Vargas, mediante fotografías enseñadas por los uniformados.