Comunidad indígena de Amambay se encuentra aislada tras lluvias

Comunidad-indígena.jpg

La cabecera del puente que cruza el arroyo Tacuara, en el Norte, y que fue entregado hace solo dos meses, fue arrastrada por las aguas, dejando sin salida a los nativos, que urgen solución.

Marciano CandiaPedro Juan CaballeroToda una comunidad indígena del Departamento de Amambay se encuentra aislada luego de que el puente mal terminado fuera arrastrado por el agua tras las lluvias.

La afectada es la comunidad indígena Jaguatí, que se encuentra a 60 km de Pedro Juan Caballero.

La torrencial lluvia caída provocó el desborde del arroyo Tacuara, principal afluente del río Aquidabán.Según Maria Luisa Gómez, lideresa de la comunidad, el puente fue entregado hace 2 meses, es decir en los primeros días del mes de agosto, con la presencia de altos funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

“El puente fue entregado antes de que se termine prácticamente, y después algunos funcionarios se quedaron acá para terminar el trabajo”.Agregó que pidieron a los funcionarios “que amplíen el muro de contención para que justamente no ocurra luego esto, pero no entendieron, rellenaron la cabecera con tierra y ahora con la crecida se llevó la tierra y se volvió a cortar la vía de acceso a la comunidad”.

Lamento. La nativa lamentó se les tengan que obligar a sus lideres a recibir trabajos mal hechos. “No es porque seamos indígenas que se tenga que hacer un trabajo mal estructurado, acá hay muchas personas que dependen de ese puente, deben pasar diariamente por el lugar”.

Comentó que hay más de 1.000 personas de la tercera edad que deben llegar a la ciudad para cobrar su pensión, además de que 15 docentes deben llegar a 2 escuelas de la comunidad para enseñar.

“Dejan sus motos encima del puente y caminan más de 2.000 metros; y otros niños que están en los cursos superiores deben salir de la colonia para ir al colegio más cercano y en estas condiciones no se puede pasar porque es peligroso”, añadió.

Según los lideres nativos de la sufrida comunidad, el costo de la obra demandó una inversión de USD 300 millones.

En construcción. En la página web del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones figura en estado de “en construcción” el puente de hormigón armado que une la comunidad indígena con el acceso a María Auxiliadora, y la constructora Feldman como la encargada, pero el mismo fue inaugurado antes del cambio de gobierno.