El sagrado silencio detrás de las 100 mil hostias para la festividad

El-sagrado-silencio-detrás-de-las-100-mil-hostias-para-la-festividad.jpg

Alejadas del bullicio de la ciudad, en plena serranía y mágica conexión con la naturaleza, un grupo de religiosas elaboran con gran entrega las hostias que serán luego consagradas en el altar. Este año prepararon 100.000 hostias para la festividad Mariana.

Se trata de las hermanas del Monasterio Nuestra Señora del Silencio y de la Santa Cruz, residentes en Caacupé, quienes se encargan de la fabricación casera de hostias, principalmente para la Basílica Menor y algunos templos de alrededores.
“En Paraguay el Monasterio está hace 19 años. Desde el inicio, la fabricación de hostias, para ser consagradas, es nuestro trabajo más fuerte, además de nuestra misión que es la vida contemplativa; orar por toda la humanidad”, expresó la religiosa Clara del Niño Jesús.
Manos a la obra. Para la elaboración de los panes especiales participan generalmente cuatro de las seis hermanas que habitan en el lugar, que transmite tranquilidad. La única melodía apreciada es el canto de los pájaros.
“Todo lo hacemos en forma silenciosa. Por más de que hayan pasado los años no es un simple trabajo más, sino algo especial porque sabemos en qué se va a convertir el pedazo de pan en la eucaristía. Queremos que tenga fruto en las almas”, expresó la hermana.
Los ingredientes son harina y agua que luego serán batidas hasta convertirse en masa. Posteriormente pasa por el proceso de cocción, evaporación de agua y humidificación para poder cortarlas en máquina y hacerlas reposar para secarlas de vuelta. Durante todo el proceso las hermanas permanecen calladas.
“Somos llamadas a una actitud de escucha y silencio, para recibir el murmullo interior que el espíritu susurra en el corazón y lo dispone para acoger su palabra”, destacaron.
Para esta temporada especial, que comprenden el novenario y las misas en las Basílica, la cantidad de hostias encargadas tardaron cerca de un mes en terminar de fabricarlas. Fuera de este periodo, la producción es de 10.000 pedazos semanales, aproximadamente, según la hermana Francisca del Sagrado Corazón de Jesús.
Generalmente los trabajos deben ser interrumpidos por los horarios de oración y los quehaceres de la casa, ya que ellas se encargan de todo el mantenimiento.
Monasterio. Las hermanas también realizan fabricación de velas artesanales y venta de ornamentos religiosos para el sustento del lugar.
También cuentan con una casa de retiro con seis habitaciones. La capacidad es para 12 personas. Para reservas y visitas al lugar pueden llamar al (0981) 935-589. El lugar queda ubicado a 800 metros de la ruta 2, en el km 59.

Paso del peregrino
2.500 asistidos. Pacientes descompensados por hipertensión y diabetes, además de cuadros agudos comunes en peregrinos, como lesiones en los pies, dolor de cabeza por el calor y la deshidratación, fueron los casos frecuentes atendidos por Salud en la víspera.

Servicio de agua. La Essap dispuso de 7 tanques de agua potable en Peaje Ypacaraí, Kurusu Pablito, Mocipar, Kurusu Peregrino y ex Parque Anka. Habilitó 30 grifos en puntos estratégicos como la explanada de la Basílica, Ykua, Peregrino Róga y otros.

Apta para beber. La Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), a través de un informe laboratorial expedido por sus expertos, indica que los parámetros de las aguas del Tupãsy Ykua cumplen con las normas de calidad.